Los grifos en cascada son una opción atemporal muy atractiva para tu cuarto de baño. Están diseñados para inspirar relax al ver caer el agua y presentan diversas ventajas y características. Conócelas y valora si te interesa instalar uno en el lavabo de tu hogar.

Características de los grifos de lavabo en cascada 

Grifo en cascada

Los grifos de lavabo en cascada consiguen el efecto que indica su nombre: el de una cascada. Esto se debe a que la parte de la salida del agua es plana y más ancha que la de otros grifos que existen en el mercado.   

La mayoría de los grifos de lavabo en cascada son monomando. Es decir, que constan de una única maneta con la que regular la temperatura del agua. También existen modelos bimando en los que hay que regular el agua caliente y el agua fría de manera totalmente independiente.

Respecto a sus características habría que hablar igualmente del sistema anitsplash, gracias al cual se evitan las salpicaduras al abrir el grifo en cascada y, por ende, no quedan manchas en los bordes del lavabo o en el espejo del cuarto de baño.

Ventajas de los grifos de lavabo en cascada

Una de las ventajas que presentan es que permiten controlar el caudal del agua gracias a los dispositivos reguladores que incorporan. Más concretamente, reducen el consumo hasta en 9 litros por minuto, implicando un gran ahorro de agua que se verá reflejado en el importe de la factura.

Otros puntos a favor de este tipo de grifos son la comodidad que brindan por los sistemas antisalpicaduras de los que hemos hablado en el apartado anterior; o el poco espacio que ocupan. Su diseño minimalista hace incluso que la estancia de la que forma parte parezca de mayor tamaño.

Por si fuera poco, su instalación es de lo más sencilla al no depender de excesivas herramientas de grifería; y pueden tener acabados que hacen resbalar la suciedad. Así, basta con utilizar un paño para su limpieza. No tendrás que recurrir a productos, especialmente a los químicos.

Rociadores y grifería en cascada para ducha y bañera

Además de grifos en cascada para el lavabo, existen rociadores de ducha con cascada. Cuentan con una o dos salidas de agua que permiten concebir todo tipo de atmósferas revitalizantes y ofrecen masajes relajantes a nivel cervical. Por ejemplo, hay modelos de techo con dos funciones: una de lluvia y otra de cascada.

También existen opciones en cascada para bañeras. Se trata de una alternativa rápida a la hora de llenar cubos de agua para realizar la limpieza diaria o para aumentar el caudal del agua cuando queremos llenar la bañera para darnos un relajante baño tras una larga jornada laboral.

Los grifos en cascada para lavabos aportan un toque distinto al fluir del agua, con movimientos naturales que emanan con total libertad a diferencia de los que se dan en otros modelos de grifería para el hogar. Por ello y todo lo que acabamos de ver, es una alternativa más que recomendable, ¿no te parece?